sábado, 30 de abril de 2011

LA MAMOGRAFÍA

Toda mujer debe conocer la importancia del estudio mamográfico dado el alto riesgo que tiene de desarrollar cáncer de mama.


La mamografía es un procedimiento no invasivo, de bajo costo, rápido, dura aproximadamente 15 minutos, en los que se realizan dos placas radiográficas de cada mama.


La mamografía moderna puede detectar lesiones muy pequeñas de más o menos 5 mm, lesiones que son imposibles de palpar, así como las microcalcificaciones (menores de 1 mm) que son un elemento primordial en la detección precoz del cáncer de la mama.


Para diagnosticar anormalidades mamarias son absolutamente necesarias imágenes de máxima calidad, por eso INPPARES cuenta con un equipo MAMOGRÁFICO DIAMOND, con el más alto nivel tecnológico disponible en el área de imagenología mamaria a nivel nacional.

LOS TUMORES BENIGNOS DE LA MAMA

Los tumores benignos de mama son una patología frecuente en la mujer y causa importante de ansiedad generada por el miedo de desarrollar cáncer de mama; la mayoría de los tumores que se producen en la mama son benignos, no cancerosos y son debidos a alteraciones del normal desarrollo o del envejecimiento de la glándula mamaria.


Consideramos de manera general que tumor, bulto y nódulo son palabras con el mismo significado, La mayoría de estos bultos no son de naturaleza cancerosa o maligna. Gran parte de las mujeres tienen bultos en el pecho y muchos de ellos, incluso son detectados por ellas mismas, son zonas de tejido normal de la mama que pueden hacerse más visibles o aparecer justo antes de la menstruación.


Podemos distinguir muchas variedades de tumoraciones benignas de la mama, según sea la zona o tejido del que procedan. Los tipos más frecuentes son: fibroadenomas: que se presenta entre los diez y los treinta años; los quistes y mastopatía fibroquística se presenta alrededor de la menopausia.


Los fibroadenomas son tumores carnosos bien delimitados y móviles, pueden ser solitarios o múltiples, algunas veces se presentan en ambas mamas y generalmente no duelen.


Los quistes son como unas bolsas llenas de líquido, si son grandes pueden resultar dolorosas. La eliminación del líquido con una punción suele hacer desaparecer el dolor. La presencia de uno o más quistes no favorece la aparición de tumores malignos.


La fibrosis es un desarrollo anormal del tejido conjuntivo, la fibrosis no aumenta el riesgo de desarrollar un tumor y no requiere de un tratamiento especial.


Los avances tecnológicos y los programas de detección precoz de cáncer que se realizan en los últimos años han facilitado el diagnóstico de las distintas patologías de la mama relacionando la edad de la paciente, los factores de riesgo y especialmente a la presencia de antecedentes familiares de patología mamaria.

Dr. Vicente Vargas Egas
CMP 28609 - Ginecólogo Oncólogo
Clínica Central del INPPARES