viernes, 2 de mayo de 2014

ROL DE LA FAMILIA EN LA EDUCACION SEXUAL DEL JOVEN CON HABILIDADES DIFERENTES


La educación sexual en los niños con síndrome de down, comienza con la familia desde que nace, por eso es necesario que las actitudes, costumbres y hábitos referentes a la sexualidad que la familia proyecte, sean las más positivas y adecuadas para el o ella.

  • La madre debe ofrecerle al niño, vivir su sexualidad desde el afecto, el contacto físico y la lactancia materna, ofreciéndole experiencias satisfactorias de confianza y seguridad. 
  • Debe existir armonía en la pareja para afrontar los problemas emocionales y sociales que ocasiona sacar adelante al joven y asumir la tarea de ser los principales educadores de sus hijos. 
  • Propiciar que asista a reuniones familiares y sociales, paseos, salir a sitios públicos y prepararlo dentro de sus limitaciones. 
  • Los padres deben estar atentos y preparados a los cambios sexuales que van a experimentar sus hijos (masturbación, menstruación, eyaculación nocturna, etc.) a fin que puedan asumir una conducta adecuada frente a su sexualidad. 
  • Darle al niño o niña, estímulos diferentes que lo lleven a utilizar su tiempo libre como la incorporación en actividades lúdicas y deportivas para canalizar sus impulsos sexuales. 
  • Hacer lo más normal posible la vida de personas con Síndrome de Down.
·         Evitar actitudes sobreprotectoras que provocan dependencias y dificultan autonomía.

Servicio de Psicología – INPPARES

No hay comentarios:

Publicar un comentario