martes, 1 de julio de 2014

Previniendo el cáncer de cuello uterino


El cáncer de cuello uterino es una enfermedad muy frecuente que ocupa a nivel mundial, el tercer lugar de entre todos los cánceres y el segundo en las mujeres. Así mismo, se presenta como la primera causa de muerte en este grupo, ya que la mortalidad es superior a 50% a cinco años en los países en desarrollo y en los países desarrollados, a 5 años es de 66%.

Los factores de riesgos más importantes para desarrollar este cáncer, está en relación a la precocidad de la primera relación sexual, al número de compañeros sexuales, al fumar cigarrillos y el padecer infecciones en el cuello uterino por algunos tipos de VPH.

La principal prueba para detectar el cáncer de cuello uterino sigue siendo el papanicolaou, que se realiza anualmente, es efectiva y de bajo costo, encontrándose al alcance de nuestra población. Por otro lado, ya existe en nuestro medio las vacunas que protegen contra Virus Papiloma Humano. 

Dra. Frida Gonzáles Montufar
Ginecóloga - INPPARES
www.inppares.org

Mitos sobre el Cáncer de Mamas



Es importante derrumbar los mitos existentes alrededor de este padecimiento tales como:

¿Los golpes en el seno provocan cáncer?

Un golpe no produce cáncer, lo único que provoca es un hematoma (moretón); aunque muchas mujeres y hasta profesionales no entrenados suelen confundir la coagulación en la glándula mamaria con un tumor sospechoso.

¿Los implantes estéticos incrementan el riesgo de cáncer de mama?
Los implantes que se utilizan en la actualidad están elaborados con materiales seguros y no provocan cáncer. Incluso son empleados para reconstruir los senos en pacientes que padecieron cáncer y que fue necesario extirpar toda o parte de la glándula.

¿Los sostenes con varilla aumentan el riesgo de cáncer de mama?
No se ha asociado el uso de sostén con varilla con la presencia de cáncer de mama.

¿Tener senos pequeños me protege de presentar cáncer?
La cantidad de tejido mamario no se relaciona con un mayor riesgo de presentar cáncer mamario. Lo que sí es una realidad es que es más fácil detectarlo en una mama pequeña que en una mama voluminosa. 



Dr. Vicente Vargas Egas - Cirujano oncólogo 
INPPARES 
www.inppares.org