sábado, 27 de febrero de 2010

Insuficiencia Renal

Los riñones filtran de la sangre durante las 24 horas del día, los productos de desecho, el exceso de agua, equilibran el potasio y sodio, eliminan el exceso de ácido y produce hormonas que promueven la producción de glóbulos rojos.
En la insuficiencia renal (IR), se pierden estas funciones, en esta condición los riñones no pueden eliminar los tóxicos del organismo. Según la forma de aparición y de recuperación, se clasifica en: insuficiencia renal Aguda; cuando la función renal disminuye rápido siendo reversible en la mayoría de los casos, generalmente es consecuencia de una agresión tóxica y aunque puede presentarse a cualquier edad, regularmente las personas de la tercera edad son las más propensas, e insuficiencia renal Crónica; si la disminución de la función renal es gradual, hasta llegar a la insuficiencia Renal Crónica Terminal.

La Insuficiencia Renal Crónica es la disminución gradual e irreversible de la función de los riñones, es decir, los riñones poco a poco van perdiendo la capacidad de eliminar los residuos tóxicos. Puede afectar a cualquier persona inclusive sin sufrir ningún síntoma, el paciente puede sentirse sano, aunque sólo funcione el 20% de su capacidad renal. Sus principales causas son: diabetes mellitus, hipertensión arterial, lupus eritematoso sistémico, obstrucción u oclusión progresiva del tracto urinario por cálculos, por crecimiento de la próstata en los varones entre otras, quistes renales, infecciones recurrentes del tracto urinario, nefropatías, etc.

Los primeros síntomas pueden ser: cansancio, debilidad, pérdida del apetito, dolor de cabeza, insomnio, piel seca, malestar general, palidez en la piel, mal aliento, sabor metálico en la boca, no hay producción de orina o puede suceder todo lo contrario, es decir, orina abundante, etc.

Para el diagnóstico preciso, es necesario realizar un examen médico completo, exámenes de sangre y orina para evaluar la función del riñón y determinar la cantidad de productos tóxicos que normalmente son eliminados por los riñones, rayos X para evaluar la existencia de cálculos urinarios y obstrucción de la vía urinaria, ultrasonografía renal que determina el tamaño y la forma del riñón. Además puede detectar masas, cálculos, quistes y otras obstrucciones o anormalidades, la gammagrafía renal y el radiorrenograma que evalúan la imagen funcional de ambos riñones y biopsia renal con la que se extraen muestras de tejido para determinar si existen células cancerosas o anormales.

El tratamiento dependerá de las características del paciente, de acuerdo a su edad, del estado general de salud e historia clínica, grado de la enfermedad, la causa y la tolerancia a determinados medicamentos o procedimientos. En la mayoría de los casos es necesario aplicar un tratamiento que sustituya la función renal, como la diálisis y el trasplante renal que lo hacen de forma parcial y total, respectivamente.

La mejor forma de tratar este tipo de padecimientos y evitar complicaciones graves, es a través de la detección temprana, por lo que es necesario que acuda con su médico periódicamente para descartar la existencia de esta enfermedad.


Dra. Nancy López Illescas - Médico Urólogo
Clínica Central del INPPARES
Central de Citas: 261- 7900 640- 2130
informes@inppares.org

INFECCIONES URINARIAS

La infección urinaria es una respuesta inflamatoria del tejido urinario a la invasión de las bacterias, que habitualmente se asocia por la presencia de estas y de pus en la orina, todo ello como respuesta inflamatoria a esta invasión bacteriana.

Los procesos inflamatorios urinarios presentan dos factores causantes: la bacteria y el tejido urinario, estos disminuyen la resistencia de los tejidos a la invasión bacteriana.

La vía ascendente se considera como la más importante vía de difusión del proceso infeccioso urinario.

Una infección urinaria se caracteriza por: fiebre, escalofríos, ardor al miccionar, orinar frecuentemente en el día y la presencia de gran cantidad de gérmenes. Es importante indicar que estos síntomas pueden ser afectados notoriamente por tratamientos inadecuados.

De ahí que el médico especialista, urólogo, solicite a la persona un urocultivo y antibiograma y recuento de colonias, así como un estudio de sedimento urinario y ph urinario.

Considerando que las infecciones urinarias ocupan el segundo lugar en el consenso de infecciones que atacan a las personas, es importante señalar que las bacterias normalmente no se encuentran en las vías urinarias. Las bacterias llegan por la vía ascendente, generalmente en donde el germen que coloniza las vías urinarias proviene del intestino. Para ello previamente coloniza el periné, los genitales y las vías urinarias, produciendo la clásica sintomatología de la cistitis.

La mujer es quien presenta mayor porcentaje de infecciones, y se debe a estas razones:
  • Tener un espacio muy pequeño entre el ano y los genitales.
  • Usar con frecuencia “papeles higiénicos” tanto al defecar como al orinar
  • Utilizar mensualmente protectores durante la regla.
  • Realizar higiene post defecación en forma no apropiada.
  • Hábitos sexuales impropios (ocasionalmente)

Todo esto permite el transporte de las bacterias hacia las vías urinarias.

Ante cualquiera de estas molestias, le recomendamos acudir a su médico (a).

Informes en la Clínica Central del INPPARES, ubicada en Giuseppe Garibaldi 125, antes Av. Gregorio Escobedo – Jesús María. De lunes a viernes de 8 a.m. a 8 p.m. y sábados de 9 a.m. a 6 p.m. Teléfonos: 640-2000 ó 640-2130.

Dr. Julio Aguilar Leyva
Urólogo
Clínica Central del INPPARES
Central de Citas: 261- 7900 640- 2130

informes@inppares.org

Calculos Renales

Algunas personas tienen cálculos en los riñones y no sienten nada, descubriéndolo solo con exámenes de rutina. Otras, pasan a tener cólicos renales, un cuadro extremadamente súbito y doloroso. El dolor comienza en la espalda, se irradia hacia adelante hasta genitales asociándose a náuseas y vómitos. La infección urinaria y la presencia de sangre en la orina son otras características a tener en cuenta.

La persona que presente cólico renal, irá a un centro de salud para recibir tratamiento adecuado que acaben o disminuyan con el dolor. Cuando los cálculos son pequeños (menor de 6 mm.) el tratamiento se basa en dieta para eliminar espontáneamente el cálculo. La visita al médico debe de ser constante para monitorizar la evolución del cálculo y prevenir eventuales complicaciones.

Algunos cálculos necesitan ser extraídos y el procedimiento varía de acuerdo con el tamaño, cantidad y localización. Uno de ellos es la litotripsia extracorpórea, método para fragmentar cálculos que serán luego eliminados.
Si ellos estuvieran en el uréter, pueden ser extraídos a través de un aparato de fino calibre que es introducido a través del pene (ureteroscopio).

Para remover los cálculos de grandes dimensiones, existe el procedimiento llamado nefrolitotripsia percutánea; mediante un aparato que es introducido en el riñón para triturar y retirar los cálculos. Las cirugías convencionales y laparoscópicas aún existen.

Ignorar la presencia de cálculos renales puede, en casos extremos, llevar a la insuficiência renal.

Quien ya presentó este cuadro o quien quiera evitarlos debe seguir las siguientes recomendaciones:
• Aumentar la ingesta de líquidos para 2 litros diarios.
• Disminuir el consumo de sal y carne roja.
• Beber jugos (naranja, piña, limón)
• Tener una dieta balanceada. No hay necesidad de evitar tomar derivados de leche.
• Practicar actividades físicas: se nota mayor incidencia de cálculos renales en personas sedentarias.

INPPARES brinda servicios en su Centro Médico (con más de 23 especialidades médicas), en su Centro Especializado de Ayuda Diagnóstica, en la Clínica del Hombre, en los Servicio General de Jóvenes, en policlínicos y sedes ubicadas a nivel nacional.
Informes en los teléfonos: 640-2130, 261-7900, 461-1711.



Dr. Roberto Febres Z.
Urólogo
Clínica Central del INPPARES
Central de Citas: 261- 7900 640- 2130
informes@inppares.org

CISTITIS

La cistitis es la infección de la vejiga. Las bacterias que logran entrar en la vejiga son eliminas durante la micción, si permanecen allí originan la infección.

La incidencia es mayor en mujeres porque la uretra es corta y está próxima al ano. Más del 90% de las cistitis son causadas por la bacteria Escherichia Coli, que habitualmente las encontramos en el intestino.

Cualquier factor que obstruya el flujo de orina, por ejemplo, el crecimiento prostático, el embarazo; así como la diabetes, embarazo, las relaciones sexuales y la instrumentación de vías urinarias (sondas, cistoscopias) aumentan el riesgo de infección.

Síntomas
Se caracteriza por el aumento de la frecuencia miccional, dolor, ardor y urgencia al orinar. La orina puede presentarse turbia y de mal olor.

Diagnóstico
Se realiza mediante el cultivo de orina, ayudándonos a identificar a la bacteria causante de la infección, y a elegir el medicamento para su tratamiento correspondiente.

Tratamiento
En los casos leves pueden desaparecer espontáneamente, si la persona ingiere abundante líquido. Como existe el riesgo de que la infección se extienda a los riñones se indica tratamiento antibiótico.

Recomendaciones
Beber entre 6 a 8 vasos de agua por día, orinar frecuentemente, evitar el estreñimiento, no usar ropas ajustadas ni ropa interior de nylon, orinar después de las relaciones sexuales y mantener una adecuada higiene íntima.


Dr. Roberto Febres Z.
Urólogo
Clínica Central del INPPARES
Central de Citas: 261- 7900, 640- 2130
informes@inppares.org

jueves, 11 de febrero de 2010

LA VIRGINIDAD


La virginidad, tradicionalmente la entendemos en mantener el himen intacto, dándole un significado simbólico como un máximo valor.

La valoración patriarcal que exige la virginidad femenina para el momento del matrimonio representa la doble moral que nuestra sociedad maneja en relación con la sexualidad, restrictiva para las mujeres y permisiva para los varones. Casi nunca hablamos de la virginidad masculina o castidad, tema que no está en debate.

En muchos casos se interpreta que la virginidad equivaldría a no tener conocimiento de la sexualidad, la mujer debe ser muy ingenua e ignorante; el saber sólo sería justificable con el matrimonio.

Esto provoca que muchas parejas tengan prácticas sexuales peligrosas con su novio, tratando a toda costa de mantener su himen intacto.

Me pregunto si este tema tiene un mismo valor en todo el país, ¿será igual en las zonas rurales que en las urbanas?, ¿será igual en la selva que en la sierra o en la costa?, ¿igual en grupos instruidos que en los analfabetos o de baja escolaridad?. La realidad peruana evidencia diferencias, traducidas en altos porcentajes de embarazos en adolescentes, cada vez más jóvenes son madres antes de los 18 años, a predominio rural y en la mujer de menor escolaridad.

La cultura andina y el matrimonio a prueba o sirvinacuy son una clara expresión de nuestra diversidad cultural, y que estos valores no representan lo mismo en todas partes.

Ante ello tenemos que la virginidad y la castidad constituyen una decisión personal, mujeres y varones tienen derecho a ejercer su sexualidad, a planificar su familia y su ejercicio se basa en el conocimiento de su pareja, en su responsabilidad como tal, en su nivel de autoestima y de asertividad. Ambos son sus derechos sexuales y reproductivos, es decir, sus derechos humanos, de ellos y ellas depende esa importante decisión personal.


Dr. Daniel Aspilcueta
Director Ejecutivo
INPPARES

LA EDUCACION SEXUAL ¿debería importarnos?


Mucho se dice al respecto, hace algunos años atrás era casi imposible entablar una conversación de estas con los adultos sobre todo nuestros padres, muchos adolescentes aprenden sobre sexualidad con los amigos, en los pasillos de la escuela o con personas que no son cercanas a ellos/ellas. En el caso de las adolescentes ocurre algo diferente, si bien no es un tema cómodo para ellas, la menstruación les da una oportunidad de hablar sobre eso, se acerca más a una charla sobre prevención, las madres, tías o hermanas mayores previenen a las otras mujeres sobre la primera relación sexual y como evitar “caer” en esta propuesta que le harán los adolescentes que, de acuerdo a la experiencia de ellas, es sólo por diversión. Y no están muy lejos de la realidad.

Al analizar el comportamiento con relación a su pareja sexual en Lima, encontramos que hay una variación en el tiempo, si bien la primera relación sexual para la mayoría de los/las adolescentes fue con el enamorado/a, la última relación sexual fue con un amigo o amiga. Existe también un incremento en las relaciones sexuales con parientes. En provincias, la muestra similar demuestra que la primera relación sexual fue con el enamorado /a (56%) y la última relación fue con amigo/a (20%). En el caso de las mujeres, se inician (79.6%) con sus respectivas parejas, esto estaría reflejando en las mujeres adolescentes una mayor autoestima y/o el riesgo de contraer una ITS, VIH-SIDA, en los hombres se estaría manifestando una creciente conducta de riesgo.

Uno de los problemas de mayor preocupación en el Perú es la alta tasa de embarazo adolescente, pues el 13.6% de las adolescentes entre 15 y 19 años ya es madre (11%) o está gestando por primera vez (3%) . Los mayores porcentajes de adolescentes que son madres o están embarazadas (57.9%) se presentan entre las mujeres sin educación, este escenario es más frecuente en comunidades alejadas en donde la educación de la mujer es secundaria y dirigida a cuestiones como el cuidado de los hermanos, posteriormente el de sus hijos y labores domésticas.

Por ello es necesario entender que la educación en sexualidad forma parte de la formación integral con el fin de formar personas competentes, autónomas y solidarias en capacidad de ejercer su derecho a una vida sexual saludable y placentera, en el contexto de relaciones interpersonales democráticas y equitativas para hombres y mujeres dentro de su cultura y sociedad.

El conocimiento por sí sólo no es suficiente para poder cambiar la conducta. Los programas que principalmente se basan en brindar información sobre preceptos morales y sexuales -cómo funciona el sistema sexual del cuerpo, qué es lo que los jóvenes deben y no deben hacer- han fallado. Sin embargo, los programas cuyo enfoque principal es ayudar a los jóvenes a cambiar conductas -usando técnicas participativas, en donde ellos son los protagonistas de su propia historia de vida, la dramatización, los juegos y los ejercicios que refuercen su habilidad al socializar- han mostrado señales de efectividad.

Por lo antes expuesto, es necesario que se analicen rigurosamente los programas de educación sexual y que se comiencen a implementar programas más innovadores que hayan demostrado su efectividad.

PSIC. EDGARDO SEGIL MANCO
Servicios especiales de salud para jóvenes - INPPARES

(1) Encuesta Demográfica y de Salud Familiar, 2007 – 2008. Instituto Nacional de Estadística e Informática

EL PRIMER AMOR de nuestros hijos... se avecina la crisis.

El primer enamoramiento, es uno de los sucesos más importantes en la vida de un adolescente y llega en una edad particularmente volcánica, en la que todo lo relacionado con los sentidos se magnifica. Para los adultos es algo pasajero destinado a convertirse en un bello recuerdo porque tenemos experiencia propia, pero nuestros hijos no tienen pasado afectivo por lo tanto no esperemos que lo manejen así.

El adolescente se encuentra frente a un sentimiento desbordante y arrebatador en el que el deseo de estar con alguien y sentirse amada/o llega a ser tan absorbente que se generan conflictos: no respetan los horarios, ya no quiere compartir tiempo con la familia, etc. Lo cierto es que debemos respetar esta experiencia porque es trascendental y tienen derecho a vivirla. Debemos aceptar este proceso sin intentar “bajarlos de las nubes”.

El primer amor es la ocasión precisa para los primeros juegos sexuales, también la deseada y temida primera relación sexual. Por ello, no sirve de nada cerrar los ojos y dar la espalda a la realidad. Un clima de confianza y un diálogo abierto con nuestros hijos pueden evitar embarazos no deseados, infecciones de transmisión sexual y los abortos clandestinos.

Hay amores que duran para siempre. Otros que acaban sin darnos cuenta. Pero hay veces que el primer amor deja una huella dolorosa. Los adolescentes pueden sufrir una verdadera depresión y sufrirán intensamente, entre otras cosas, debido a que no disponen de los recursos para defenderse. Esto los vuelve más vulnerables poniéndolos en situaciones trágicas. En este punto, es importante nuestro papel de padres y madres, debemos ser prudentes, no podemos hacer nada para alejar este sentimiento de dolor, es un proceso natural y por suerte “pasajero”, aceptemos sus confidencias –si las hay- ser afectuosos, que sepan que estamos ahí y que pueden contar con nosotros.

Mayor información en nuestros Servicios Diferenciados de Salud de Jóvenes del INPPARES ubicado en Sánchez Cerro 2110 – Jesús María. Atendemos de lunes a viernes de 9 a.m. a 8 p.m. y los sábados de 9 a.m. a 6 p.m. Consejería telefónica: 462- 2377.


Lic. EDGARDO SEGIL MANCO
Servicios Diferenciados de Salud de Jóvenes
INPPARES