jueves, 10 de febrero de 2011

El primer amor de nuestros hijos... ¿se avecina una crisis?

El primer enamoramiento, es uno de los sucesos más importantes en la vida de un adolescente y llega en una edad particularmente volcánica, en la que todo lo relacionado con los sentidos se magnifica. Para los adultos es algo pasajero destinado a convertirse en un bello recuerdo porque tenemos experiencia propia, pero nuestros hijos no tienen pasado afectivo por lo tanto no esperemos que lo manejen así.

El adolescente se encuentra frente a un sentimiento desbordante y arrebatador en el que el deseo de estar con alguien y sentirse amada/o llega a ser tan absorbente que se generan conflictos: no respetan los horarios, ya no quiere compartir tiempo con la familia, etc. Lo cierto es que debemos respetar esta experiencia porque es trascendental y tienen derecho a vivirla. Debemos aceptar este proceso sin intentar “bajarlos de las nubes”.

El primer amor es la ocasión precisa para los primeros juegos sexuales, también la deseada y temida primera relación sexual. Por ello, no sirve de nada cerrar los ojos y dar la espalda a la realidad. Un clima de confianza y un diálogo abierto con nuestros hijos pueden evitar embarazos no deseados, infecciones de transmisión sexual y los abortos clandestinos.

Hay amores que duran para siempre. Otros que acaban sin darnos cuenta. Pero hay veces que el primer amor deja una huella dolorosa. Los adolescentes pueden sufrir una verdadera depresión y sufrirán intensamente, entre otras cosas, debido a que no disponen de los recursos para defenderse. Esto los vuelve más vulnerables poniéndolos en situaciones trágicas. En este punto, es importante nuestro papel de padres y madres, debemos ser prudentes, no podemos hacer nada para alejar este sentimiento de dolor, es un proceso natural y por suerte “pasajero”, aceptemos sus confidencias –si las hay- ser afectuosos, que sepan que estamos ahí y que pueden contar con nosotros.

Mayor información en nuestros Servicios Diferenciados de Salud de Jóvenes del INPPARES ubicado en Sánchez Cerro 2110 – Jesús María. Atendemos de lunes a viernes de 9 a.m. a 8 p.m. y los sábados de 9 a.m. a 6 p.m. Consejería telefónica: 462- 2377.


Lic. EDGARDO SEGIL MANCO
Servicios Diferenciados de Salud de Jóvenes
INPPARES

No hay comentarios:

Publicar un comentario