miércoles, 31 de marzo de 2010

PROBLEMAS DEL SUEÑO EN LA INFANCIA


Es muy frecuente tener en la consulta, a la madre que se queja porque su niño se resiste a ir a la cama para dormir. Otras veces la preocupación es que el niño se despierta constantemente durante la noche y, según su edad, llora o llama la atención para reclamar la presencia de los padres, otras veces se pasa a la cama de sus padres por sus propios medios.

En el caso que el niño se resiste a dormir, lo más frecuentemente observado es que el paciente comience a llorar tan pronto es puesto en la cama, entonces la madre aplica sus conocidos trucos, tales como mecerlo, pasearlo, ponerle el chupón, dormirlo en la cama de los padres para luego pasarlo a su cuna, etc. Todo esto sólo contribuye a incrementar el insomnio en su niño. Lo más adecuado es establecer buenos hábitos para todas las situaciones agradables tales como: el comer, el dormir, el jugar, etc.

Cuanto el niño interrumpe frecuentemente su sueño durante la noche esto constituye casi siempre en un desafío para los padres y también para el médico saber porque lo hace y cómo evitarlo. Así por ejemplo, cuando estamos frente a un lactante menor de 3 meses la causa del insomnio siempre es el hambre, ya que su estomago es pequeño y las demandas de crecimiento son muy grandes de allí que debemos dar como promedio 6 a 8 comidas en las 24 horas.

Después de los 6 meses observamos otro tipo de insomnio que se presenta cuando el niño aún duerme en la habitación de los padres, estos generalmente al menor movimiento o ruido de su bebe encienden las luces y comenzamos a moverlo, cargarlo o ponerle el chupón de tal forma que nadie duerme tranquilamente. Lo usual consiste en hacer que el niño mayor de 6 meses duerma solo en una habitación independiente de los padres.

En el caso de los niños mayorcitos que suelen pasarse a la cama de los padres por sus propios medios lo aconsejable es regresar al niño cuantas veces sea necesario. Si este hábito está muy arraigado debemos consultar con su médico para reiniciar las medidas adecuadas y ver la necesidad de utilizar algún medicamento.

No olvidar que con frecuencia son los padres los que por diversas razones, fomentan esta costumbre.


Dr. Antonio Guzmàn C.
CMP Nª 7569
RNE Nª 2613
Pediatra
Clínica Central del INPPARES

No hay comentarios:

Publicar un comentario